sábado, 12 de enero de 2019

Mi amiga

Se aconseja leer acompañado de "De ovejas y corderos" de El Puchero del Hortelano.
Puede ser que esto de cumplir años y que la cifra sea redonda sea una perfecta excusa para hacer algo, para escribirte y ponerle dedicatoria a lo que el paso del tiempo ha convertido nuestra amistad.

Desde la Facultad hasta aquí y, como tú bien me decías, ¿ya no vamos a dejar de ser amigos nunca no? La respuesta no puede ser más obvia.

Y es que si echo la vista atrás siempre te recuerdo alegre, con esa sonrisa contagiosa que no escatimas en exhibir, y dispuesta, siempre dispuesta, a cualquier aventura. Futbolera, compañera de conciertos, de fiestas, de viajes y de una buena conversación. Y de cervezas juntos....¿cuántas, más de 1000? Posiblemente si nos hubiéramos ahorrado ese dinero de las cervezas hoy tendríamos un Ferrari pero ¡nuestra vida sería mucho más triste!

Porque la vida te enseña que el dinero no paga una amistad como la tuya con esa sensación tan inconfundible de que por mucho tiempo que pase sin vernos dicha amistad no se resentía ni un ápice. Quizás por eso cuando te fuiste de Sevilla organizamos aquella fiesta conscientes de que nuestra amistad lo superaría.

Podría llenar este post sólo con recuerdos de días míticos juntos: el día que fuimos a la Em, los Sainetes, cuando nos colaron en el Sitio, la visita a Barcelona, el concierto de Bersuit, el miércoles santo con tus hermanos y los viajes a Milán, Escocia/Irlanda y Roma. Casi na. Pero aparte de los días más recordados es que cada día que nos vemos es un día de celebración, de saber que mi amiga siempre me aporta cosas, siempre me lo paso bien con ella y eso es un lujazo.

Así que por mi parte lo que espero es que yo sea también para ti un buen amigo (ni siquiera hace falta que sea el más mejor) y que cuando hayas leído esto y te lleguen los recuerdos (esos que no se pueden olvidar ni a los 40, ni a los 50 ni a los 90) lo hagan acompañados de grandes sonrisas, del tiempo que compartimos juntos y con el deseo de que aún queden muchos más momentos por compartir que si así fuera no tendría inconveniente en escribirte otras letrillas.

lunes, 5 de marzo de 2018

Brindis

Se aconseja leer acompañado de Brindemos de Los Deltonos

Hoy me acordé de ti. Bueno, muchos días me acuerdo de ti. Van pasando los años y tu imagen cada vez es menos nítida, casi tengo que concentrarme en recordar tu cara, tus rasgos. Pero tu voz, tu voz la recuerdo como si acabáramos de hablarnos, de despedirnos tras otro paseo por el parque de vuelta del instituto. Esa risa despreocupada, tu actitud bohemia y más artista de lo que yo seré algún día. Así eras tú.

Por supuesto el cuadro que me regalaste está colgado en mi casa, con ese mar que tú ya adivinabas que amaba y amaría. Aquí está conmigo, el cuadro y tu recuerdo. Pero recuerdos son menos de los que me gustaría, y eso es culpa tuya, tuya o de aquello que fuera que pasó que ninguno supimos entender. Quizás la culpa fue nuestra. ¿qué más da la culpa?

También hay menos brindis de los que en otro mundo distópico nos mereceríamos. Con cada logro, con cada día de alegrías o sinsabores llegaría un brindis porque un brindis al fin y al cabo es un brindis. Y los brindis siempre saben a algo. A veces es un momento solemne entre un devenir de intrascendencias. A veces es simplemente un reflejo mecánico por la mera alegría de estar junto a alguien que te importa. Sí, nos hemos perdido muchos brindis y lo que transcurre entre uno y otro chocar de copas.

Como sucedáneo nos queda el brindar "por" en lugar de "con" cuando de un amigo ausente se trata. Brindemos, salud.

jueves, 23 de marzo de 2017

Sueños dulces y húmedos

Se aconseja leer acompañado de Sweet wet dreams de Mando Diao https://www.youtube.com/embed/qEgUwpp3rJY

Se levanta, se mira al espejo y apenas se reconoce. Es domingo y tiene sobrepeso en lugar de resaca. No recuerda apenas nada de los viernes y sábados de su vida. Vive en un constante domingo por la mañana donde despierta, duerme y vuelve a despertar.

Se levanta, se mira al espejo y apenas reconoce a la compañera de cama que aparece a su lado. Se esfuerza por recordar su nombre pero siempre se le viene a la cabeza el mismo. Tiene resaca pero no puede dormir. No quisiera que existieran los domingos.

Otra vez a dormir y a tener sueños dulces y húmedos. Otra vez a despertar donde del sueño no queda ni rastro.

Dos espejos, dos mundos y ¿dos personas? Una llamada de teléfono a la vez resuena en dos habitaciones. ¿quién será?

En una habitación se levantan persianas, entra la luz del sol y se filtra la esperanza. Se viste con la mejor sonrisa, su alma escucha pocos porqués y muchos Do it! Es la hora, está preparado. Siempre lo estuvo, es su destino.

En otra habitación se produce una deserción. Es demasiado tarde. Son muchas explicaciones que no llevan a ninguna parte. Todo es oscuro y hay muchas sombras que aguardan silenciosas a la soledad de un alma.

Sin empieces ni finales, dos espejos inmóviles, sin edad ni subjetividad.

Se levantan a la vez. No suena esa llamada. Rojo o negro- Par o impar. La moneda sobrevoló el aire de aquella habitación sin techo ni cielo ni límite.

lunes, 20 de marzo de 2017

Y Johnny fue bueno

Se aconseja leer acompañado de Johnny B. Goode de Chuck Berry https://www.youtube.com/watch?v=ZFo8-JqzSCM

Tanto tienes tanto vales. A veces sólo tienes una vieja raqueta de madera, sin cuerdas, que usas a modo de guitarra. Y aprovechas que salen tus padres para poner la radio a todo volumen y soñar que eres un gran guitarrista o cantante, o ambas cosas.

Y escuchas canciones y esas voces te dicen que en esa casa de campo no está tu sitio. Tampoco está en la escuela pues te aburre estudiar y se te hace duro que nadie te comprenda, que nadie hable tu idioma, que nadie se parezca a ti.

Trabajas duro, te compras una guitarra, te vas a la ciudad y descubres como tus manos acarician esa vieja guitarra de cuarta o quinta mano a la que le falta una cuerda. Pero eso a ti no te importa. Te gusta mezclarte con los músicos callejeros que encuentras y todos te cuentan que alguna vez, alguna noche, fueron estrellas. Que en un garito entre humo y cerveza hubo un cartel con su nombre en grandes letras y los aplausos y el entusiasmo del público embriagaba más que cualquier licor.

Tienes hambre, tienes frío pero también tienes una guitarra y tus manos se mueven deprisa sobre ese mástil astillado. No aprendes, inventas y pronto te conviertes en un guitarrista callejero más. Y es entonces cuando escribes una canción sobre tu vida, sobre cómo has llegado ahí, sobre cómo has perseguido un sueño y que sin mucho que perder has llegado hasta ella: tu guitarra. Con ella formarás un tándem imparable y todos los demás guitarristas suspirarán tener vuestro estilo. Mano y cuerda, rock and roll.

Tanto estilo tanto vales. Y no volvió a su casa de campo, ni a la escuela. La estrella vuelve a su sitio. La estrella está en el cielo.


martes, 24 de enero de 2017

El color de una sonrisa

Se aconseja leer acompañado de Sonrisa valiente de Alex Ferreira

Una vez alguien preguntó cosas absurdas, una vez alguien preguntó de qué color dibujarías una sonrisa. Y a mi no me pareció tan absurda la pregunta.

Las sonrisas como tantas otras cosas cualitativas pueden abarcar toda la paleta del arcoíris, desde la negra sarcástica a la blanca inocente pasando por la tonta amarilla o la libidinosa roja.

Y como un bostezo las sonrisas son contagiosas. Si tú sonríes, yo sonrío. Si yo sonrío tu sonrisa será aún mayor, aún más coloreada y brillante.

A los fabricantes de smartphones que ya incorporan un contador de pasos sugiero un contador de sonrisas, hay que cumplir con un objetivo diario aunque si son forzadas el detector las contabilice sólo a medias aunque hay medias sonrisas que son esas que cuestan y que con esfuerzo se arrancan que merecen se contabilicen por tres. Ah y sin son falsas que las cuenten negativas

Se dice que por lo general al mundo le hace falta hacer más el amor. Sonriendo más haremos más el amor y posiblemente lo haremos mejor.

Revisa tu saldo que seguro que tienes infinitas, envuélvelas con un guiño de ojos y regala sin miedo, sé valiente, sonríe.